20 mayo 2007

Saludos

Al principio algunas personas cuando llamaban por teléfono no preguntaban: ¿Qué haces? y uno ni corto ni perezoso le contaba por teléfono a la persona lo que estaba haciendo en esos momentos si era confesable, claro. Ahora se parten de la risa cuando descubrimos el malentendido pues solo era un ¿Qué tal, como va?, y nosotros allí al otro lado del hilo contando nuestra vida...También es verdad que escuchaban curiosos las variadas respuestas pues jamás nos dijeron: "No, solo quería saber como estaban?.

Eso era hace mucho, lo que si continua es el difícil aprendizaje de saber cuando uno va ser besado por otro hombre o hacerlo uno mismo. Requiere tiempo y mucha observación saber como saludar a un porteño pues depende de muchos parámetros; la edad, clase social, tipo de encuentro y empatía del mismo, pero se puede decir que sin darse cuenta uno acaba besando otros hombres en una moda, dicen, algo reciente. Si uno esta de turista y quiere exotismos lejanos al frío norte, que vaya a comer al bodegón "Los Amigos", allí los tipos que lo regentan se despiden de los clientes con un choque de mejillas como de hermano. Digo hermano pues fue realmente extraño volver a España las primeras Navidades y haber besado a un montón de argentinos cuando antes con los hermanos e íntimos nos decíamos hola y punto.

Lo que sería una pesadilla para un palmesano es la cantidad de besos que puede uno dar al cabo de día a mujeres y hombres si tuviese una vida social normal, que acá es mucha. Si vamos a un cumpleaños de niñas y están todas las madres, viene la sesión de besos en batería. tanto a la llegada como a la despedida. En toda la Argentina levantar las cejas no saben que significa.

Eso si, con las mujeres, un solo beso y aunque es más cómodo cada vez que viene alguien de España se repite como una liturgia la confusión, nunca sabes si darle dos o uno, si decirle con besos "Bienvenida la país de un solo beso" o no hacerla sentirse extraña abandonado el gesto a medio camino.

Para no sentirse demasiado frío y mallorquín hay también que aprender y luego, tomarlo como una sana costumbre, saber entender el protocolo del saludo previo a establecer la comunicación, muchas veces no bastan los buenos días, se le pregunta (o te preguntan) ¿Como andas? bien ¿y vos? bien por suerte. Es entonces cuando ya se puede ir al grano, muchas veces con rodeos y eufemismos pero al meollo, en el que si uno no tiene experiencia puede no saber finalmente si todos entendieron lo mismo visto desde la mirada extranjera. Esta repleta de códigos muy, muy locales.

El Día de la Madre, que es en Octubre, hace casi cuatro años, en un asado nocturno, mi mujer fue felicitada repentinamente al pasar las doce por los presentes manera tan efusiva como incomprensible para un recién aterrizado. Hasta por teléfono te felicitan si es tu día. Y hay bastantes, están el de la secretaria, el amigo, la primavera, del niño y varios mas. Esa misma noche había en el asado un señor que por lo que hablaba, trataba con los grandes capos de las empresas españolas que invierten en Argentina con cierta desazón. Le pregunté que echaba en falta y era eso, la ausencia de un espacio de amistad previo a la negociación. Pensé, debe ser importante para ellos. Lo es y lo agradeces.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal