27 agosto 2006

Pagar es fácil

Si hay alguien aquí que no haya pagado su factura no será porque no haya maneras de hacerlo. La muy razonable desconfianza hacia los bancos argentinos, la búsqueda del anonimato a los ojos del fisco y controlar bien lo que se paga, deben ser las causas para evitar en lo posible la domiciliación de recibos. Por estos motivos se ha creado una red de sistemas de pago de toda clase de facturas con el fin de que la gente pague sin excusas en efectivo y en caja.

La luz, el gas, el agua, la banda ancha, la televisión por cable, el teléfono, la cuota de la tarjeta de crédito y hasta algunos impuestos se pueden pagar en el supermercado justo después del manojo de acelgas o en muchas farmacias junto con el jarabe de la tos.

También existen oficinas especiales llamadas "Pago Fácil" creadas únicamente para recaudar esos pagos mensuales, pero hay que elegir bien el momento pues una mañana de la primera semana del mes la cola es eterna, sin embargo todos esperan pacientemente sin que parezca que el tiempo es importante. Las colas por estos lugares son todo un tema.

Por supuesto también se pueden pagar por teléfono, por Internet y lo insólito, debitándolo en la tarjeta de crédito cada mes. Por si fuera poco, las facilidades para pagar las cosas son innumerables. Los sábados una popular cadena de supermercados hace un descuento del 20% en todos los productos si se paga con tarjeta de debito y el viernes un 15% si se paga con la de crédito. Un dia a la semana casi siempre alguna marca de supermercados ofrece interesantes descuentos extras aparte de los productos en oferta.

La cantidad de ofertas, promociones y fidelizaciones de toda clase son abundantes y tentadoras. Por ejemplo, basta con estar suscrito cuatro días a la semana al diario "La Nación", para poder comer en muchos buenos restaurantes con un 25% de descuento, conseguir dos entradas de cine o teatro al precio de una, además de descuentos en comercios de toda índole. Se necesita solo buena memoria.

Por supuesto se puede pagar la compra de la farmacia o el súper en varias cuotas sin interés solo con decirlo a la hora de pagar. Y si un día se rompe la nevera, no hay problema, se puede ir y decir que la quieres pagar en doce veces con el único interés de venderla. Sin mas gastos. Solo se necesita cualquier tarjeta de credito emitida en el pais.

Hace unas semanas recibí una oferta para clientes del banco: una impresora-escáner-copiadora con un 10% de descuento a pagar en 24 cuotas sin interés. Llame por teléfono y a los tres días me la trajeron a casa. Cada mes 16,75 pesos, algo mas de 4 euros. Quien se puede resistir. Con una inflación anual esperada del 9-10% dentro dos años el que se reirá seré yo. Espero.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal