03 junio 2007

La fría campaña

Aquí también hay ambiente electoral estos días. Se elige hoy domingo al futuro alcalde de la ciudad de Buenos Aires. No es un gobernador cualquiera teniendo en cuenta la inmensidad de metrópoli y la importancia e influencia desmesurada que tiene para con el resto del país. Es una perla codiciada por todos pues aunque el porteño vota diferente y es algo mas caprichoso, su voto de calidad importa al gobierno nacional. Los problemas que tiene ahora mismo la ciudad son tan grandes que exceden a una legislatura de cuatro años. Hoy, por ejemplo, escuchaba por la radio que hay 50 escuelas publicas sin calefacción mientras estamos envueltos en una ola de frio en serio, no quiero ni pensar lo que serán las escuelas en la periferia de la ciudad, en el dejado de la mano de Dios, conurbano bonaerense. O el resto del país.

Por primera vez en cuatro años han decidido renovar los parques y jardines públicos; han puesto contenedores de basura y asfaltan más calles para que todo el mundo lo vea. El actual alcalde, que accedió al poder de manera accidental, ha iniciado una inteligente y original campaña publicitaria y de obras públicas en pos de su persona. En la Avenida 9 de Julio hay colocada en lo alto una valla enorme con su retrato cuadriplicado y coloreado al estilo Warhol y como además este señor Telerman es calvo y rapado al cero, aprovecha su particular imagen para decirnos que solo tiene la ciudad en la cabeza.

Es toda una demostración de la habilidad creativa de la agencia contratada, pero para audaz ingenio el de los opositores a otros candidatos que llenan las calles de carteles tremendos. En uno esta dibujado el Sr. Burns de Los Simpson con una leyenda que dice algo así: "¿Quiere que el Sr. Burns gobierne, Macri es el Sr. Burns?", Macri es el candidato de la derecha y el presidente de Boca Juniors. Hay otros varios panfletos mofándose del adversario y por si fuera poco cualquiera puede pagar una pagina en los diarios de tirada nacional para responder agravios y acusaciones. Le llaman una solicitada y parecen ser muy efectivas pues ese día todas las radios hablan de ello.

A los ojos del extranjero la campaña aparece como fría y amorfa, cada cual pone sus carteles, se venden los candidatos en la tele y radios pero sin muchos mítines, creo que no los hacen porque nadie iría si no es a cambio de algo. El desapasionamiento por la política es estremecedor.

Por si fuera poco coinciden esta semana la recta final de la campaña y un frío de muerte con temperaturas record que no se alcanzaban en 25 años. Cuando se lean estas lineas los porteños se desperezarán para votar bajo el frío otoño y no les queda otra pues es obligatorio por ley.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal