04 junio 2006

Días patrioticos

A finales del 2003 nos convocaron para el acto de fin de curso en el colegio de nuestra hija. Casi recién llegados todo nos resultaba diferente pero no nos encontrábamos preparados para el impacto que estábamos a punto de recibir. Comenzó a sonar una música y todos los padres en pie empezaron a cantar lo que era inmediatamente evidente, el himno nacional argentino. Imposible después permanecer ajeno a esta pegadiza melodía pues se escucha con frecuencia.

Es una lástima que no podamos transmitir con fidelidad a los argentinos lo inaudito que resultaría ver a los padres de un colegio de nuestro país en pie cantando cualquiera de los himnos que se escuchan en España sin que nadie mirase de reojo al de al lado, y eso en el caso de que se animase a hacerlo. Siempre y cuando la música sonase.

El 25 de Mayo pasado se celebró como cada año el Día Patrio y las calles durante la semana se inundan de escarapelas y banderas, la mayoría de los taxis y algunos coches particulares las portan ondeando agarradas a la ventana y mucha gente se la pone en la solapa, hay puestos en las esquinas donde se venden y se cuelgan enseñas de algunos balcones.

No es el único día del año de orgullo argentino, hay que añadir unos cinco más a lo largo del año. El 25 de Mayo pasado el presidente Kirchner convocó frente a la Casa Rosada a unas 300.000 personas apoyando la extravagante trayectoria de decisiones políticas después de tres años de "poder en serio" y contundentes cifras macroeconómicas. Se empapó de cierta multitud en una espesa mezcla de argentinidad, peronismo, músicas nacionales, orgullo nacional, clientelismo y política pura.

Nos comentan mucho estos días que nos preparemos para ser testigos de lo que es la ciudad cuando juegue Argentina en Alemania, además las grandes marcas patrocinan anuncios de televisión animando a la selección y por descontado es el momento de vender pantallas planas de TV. Sin embargo el inefable Sr. Montoya, director de la agencia tributaria de la provincia, ha advertido que esta vez rastreara a evasores y morosos que compren las carísimas pantallas después de haberlo hecho con los propietarios de lujosos coches y con ruidosas amenazas ha conseguido niveles nunca vistos de necesaria recaudación para la amada patria.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal